Internacional

Latinoamérica dividida sobre cómo independizarse diplomáticamente de EEUU

Los líderes latinoamericanos y caribeños reivindicaron el viernes su independencia del Norte al abrir en Caracas una cumbre para fundar la Celac, pero se mostraron divididos sobre el papel que este nuevo organismo regional sin Estados Unidos debe adoptar frente a la OEA. "Estamos poniendo aquí la piedra fundamental de la unidad, la independencia y el desarrollo", declaró el presidente venezolano, Hugo Chávez, en una ceremonia en el teatro Teresa Carreño de Caracas, que dio inicio a la cumbre de dos días de Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), integrada por 33 países. "Avancemos sin vacilación, porque vacilar es perdernos", arengó el mandatario, durante un discurso en el que defendió la batalla de los pueblos latinoamericanos por su independencia frente a las potencias europeas y Estados Unidos. "Estoy convencido: ésta es la hora y ésta es la década de América Latina, por ello debemos apresurar el paso hacia la integración", aseveró por su lado el presidente mexicano, Felipe Calderón. Los jefes de Estado y de gobierno de la región, o sus representantes, empezaron a analizar la forma precisa que tendrá la Celac -llamada a ser principalmente un organismo regional de concertación política-, en la que tendrán cabida liderazgos heterogéneos. "¡Unidad, unidad, unidad!", pidió Chávez. "Tenemos que aprender a convivir con esas diferencias y buscar la mejor manera de complementarlas", subrayó el mandatario, impulsor de una alianza regional de gobiernos izquierdistas (ALBA). Para el mandatario, esta cumbre, aplazada en julio cuando se le diagnosticó un cáncer, supone su retorno a la escena internacional y una ocasión para mostrar, ante rumores que sostienen lo contrario, que superó la enfermedad. La unión de los países de la región en un organismo heredero de los foros de la Cumbre de América Latina y Caribe (CALC) y Grupo de Rio, que empezó a gestarse en una cumbre en Brasil en 2008, se plantea inevitablemente como una alternativa a la Organización de Estados Americanos (OEA), que excluye a Cuba, suspendida en 1962, e integra a Estados Unidos y Canadá. "Esta integración no puede ser contra nadie, esta integración es una integración a favor nuestro. Esta integración no es contra la OEA o contra la cumbre Iberoamericana, es a favor de América Latina y el Caribe", aseguró el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aliado de Washington. Para Chávez, "la OEA es lo viejo, un espacio que fue manipulado, dominado por Estados Unidos", mientras que la Celac "nace con un espíritu nuevo, como un arma de integración política, económica y social". Especialmente desafiante se mostró el presidente ecuatoriano, Rafael Correa. "Necesitamos un nuevo sistema interamericano y aquí la Celac puede jugar un papel histórico y particularmente con un nuevo sistema de derechos humanos sin el sesgo norteamericano", dijo Correa. Interrogado por la AFP, un portavoz del departamento de Estado estadounidense no mostró mayor preocupación, viendo a la Celac como un socio potencial en la región. "Los grupos subregionales son potencialmente importantes representantes del hemisferio y pueden ser útiles socios para Estados Unidos", dijo el portavoz William Ostick Uno de los puntos todavía por definir por los miembros de la Celac es el mecanismo de toma de decisiones: los cancilleres regionales no lograron en una reunión el jueves un acuerdo sobre ese punto, parte de la "Declaración de Caracas", que será suscrita por los presidentes.

| 03/12/2011