Seleccionados

Casi un 30% de los presos fallecidos en España fue a causa de las drogas

El año pasado murieron 210 presos en España, 63 más que en 2017. El dato oficial procede de una respuesta parlamentaria de la secretaría general de instituciones penitenciarias contestada el pasado 9 de julio. De la cifra total de 2018, 154 internos fallecieron dentro de las prisiones españolas, mientras que el resto murieron en los centros hospitalarios de referencia de cada centro, publicó este viernes el diario español El Mundo.

Los datos han sido facilitados a raíz de una pregunta del diputado de Bildu Jon Iñarritu, que solicitó las cifras de los dos años pasados así como las causas de la muerte.

Quizá el dato que más llame la atención entre los fallecidos de 2018 sean los 61 presos muertos dentro de las prisiones por drogas, algo más de un 29%. Esta es la cifra que más se ha disparado respecto a 2017, cuando los fallecidos por causa de la droga fueron 28, 24 de ellos en los centros y cuatro en hospitales.

La mitad de los fallecimientos, 105, se debieron a causas naturales, y esa cifra hay que sumarle otros cuatro muertos por VIH. Esta suma corresponde tanto a defunciones en las prisiones como en los hospitales.

El otro dato que llama la atención son los 33 suicidios ocurridos durante el año pasado. De ellos, 30 se produjeron en los centros penitenciarios. La cárcel de Badajoz, con cuatro suicidios, es la que tuvo mayor número de fallecimientos por esta causa. El balance del año pasado es un poco más alto que el del anterior pero dentro de cifras similares (27 suicidios en 2017).

Por número total de muertos, las prisiones andaluzas de Puerto 1, Puerto 3 y Sevilla-Morón son las que perdieron a más internos, 35 en total. Esta última cárcel también fue en la que más presos murieron en 2017, 10 en total.

Entre las otras causas de muerte de los presos, en 2018 hubo un muerto por agresión, misma cifra que el año anterior, y cinco fallecidos por accidentes en 2018 frente a tres por estos mismos motivos en 2017.

Por grados penitenciarios, los que estaban en segundo grado conforman el grueso de los fallecidos: 125 en 2018 y 98 en 2017. En ambos años no ha habido ningún centro penitenciario sin fallecimientos, aunque en la mayoría de los casos la cifra oscila entre uno y tres muertos anuales. Por último, instituciones penitenciarias precisa que algunas de las causas de la muerte podrían variar las cifras debido a los resultados finales de análisis toxicológicos o informes de la autopsia.

 

| 12/07/2019