Seleccionados

Una empresa española espió a Assange en la Embajada de Ecuador en Londres

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, fue espiado por una empresa de seguridad española durante su estancia en la Embajada de Ecuador en Londres, según revela el diario El País.

“La empresa de defensa y seguridad privada española Undercover Global S. L., encargada de proteger la legación diplomática en el Reino Unido entre 2012 y 2018, dedicó a sus hombres a captar toda la información posible del ciberactivista, en especial de sus abogados y colaboradores”, explica el citado diario.

La vigilancia a Assange se producía durante “las 24 horas del día” a través de varias cámaras y micrófonos que monitorearon su actividad, al menos, entre diciembre de 2017 y marzo de 2018.

De acuerdo con la información publicada por El País, la vigilancia a Assange “se intensificó” tras la llegada al gobierno ecuatoriano de Lenín Moreno.

La empresa española encargada de vigilar la Embajada realizaba informes diarios que, en lugar de centrarse en la seguridad del recinto, se ocupaban de detallar la actividad de Assange y su equipo.

Por ejemplo, un informe del 21 de enero de 2017 explica cosas tan nimias como que, durante una visita de la actriz Pamela Anderson, ambos “se pasan información por notas” y “se hacen fotos dentro de la sala de reuniones”.

Del mismo modo, un informe del 17 de enero de ese mismo año refleja que Assange mostraba “exaltación y nerviosismo” tras conocerse el indulto a la soldado Chelsa Manning.

Consciente de que podía estar siendo espiado, el fundador de Wikileaks llegó a mantener reuniones con sus abogados en los cuartos de baño, lugar que consideraba más seguro que sus dependencias.

Las labores de espionaje llegaron incluso al punto de que los encargados de vigilar a Assange tomaron muestras de las heces de un bebé en un pañal en la Embajada para comprobar si éste era hijo del periodista australiano y una de sus colaboradoras.

 

| 10/07/2019