Tecnología

La fragata rusa Admiral Grigoróvich se dirige al Mediterráneo

Esta fragata fue equipada con varios lanzadores de misiles de crucero Kalibr-NK


La fragata Admiral Grigoróvich, que está dotada de misiles de crucero Kalibr-NK, ha partido desde su base de Sebastopol en el mar Negro hacia el Mediterráneo, informa la agencia RBK remitiéndose al comandante de la Flota del Mar negro rusa, el almirante Alexánder Vitkó.

La fragata rusa Admiral Grigoróvich

“En la actualidad, los submarinos Veliki Nóvgorod y Kólpino [submarinos de ataque diésel-eléctricos del proyecto 636.3 Varshavianka] están llevando a cabo misiones en el Mediterráneo, y la fragata Admiral Grigórovich también ha sido enviada allí”, explicó Vitkó.

Entregado a la Armada rusa en 2014 y en estado operativo desde 2016, la Admiral Grigoróvich ya ha participado en operaciones contra terroristas en Siria en reiteradas ocasiones. Su última misión la realizó el 23 de junio, día en que la nave lanzó varios misiles Kalibr, destruyendo depósitos de armas y municiones de los terroristas en la provincia siria de Hama. Aquella operación se llevó a cabo conjuntamente con la fragata de la misma clase Admiral Essen y el submarino de ataque Krasnodar.

Las fragatas del proyecto 11356, cuya cabeza de serie es la Admiral Grigoróvich, desplazan alrededor de 4.000 toneladas [desplazamiento en lastre], alcanzan una velocidad de 30 nudos y poseen una autonomía de 30 días.

Su principal arma de ataque, además de los sistemas de defensa antiaérea y las armas antisubmarinas (incluido un helicóptero a bordo) son varios lanzadores de misiles de crucero Kalibr-NK.

Además de misiles, la fragata porta un cañón de calibre de 100 milímetros, artillería antiaérea y torpedos.


| 01/12/2017