Opinión

“La epopeya de Alepo”… entre el fracaso y las mentiras

La agrupación de grupos terroristas fracasa en su ofensiva contra Alepo


Especial Alahednews

“La gran carnicería de Alepo” fue el nombre con que la agrupación de 22 grupos terroristas bautizó la ofensiva iniciada el domingo 31 de julio contra la ciudad siria, Alepo.

El objetivo de la “gran ofensiva” era tomar el control total de la ciudad, según declararon las varias facciones armadas, aunque luego retiraron gradualmente sus objetivos declarados para llegar a lo que llamaron “romper el cerco” a Alepo.

A pesar de que desde el primer momento una fuerte campaña de “crear falsas ilusiones” acompañó los ataques atribuyendo supuestas victorias en el terreno, mediante grabaciones y comunicados, los atacantes no han conseguido, por lo menos hasta el momento, ninguno de sus objetivos anunciados, de acuerdo a los hechos y la información, incluyendo las difundidas por medios vinculados a los mismos grupos terroristas.

Yaish al Fath

Las facciones armadas involucradas en la ofensiva en el suroeste de Alepo, que ha fracasado hasta el momento, agrupados bajo el nombre de “Yaish al Fath” (Ejército de la Conquista) son: 1- Partido Islámico de Turkestán. 2- Movimiento Ahrar al-Sham. 3- Frente al Nusra. 4- Failaq al Sham. 5- Movimiento Noureddine Zanki. 6- Yaish al Sunna (Ejército Sunnita). 7- Yaish al Islam (Ejército del Islam). 8- Frente de Levante. 9- Soldados del Levante. 10- Brigada de Haq. 11- Frente Ansar al Din. Además hay otras trece facciones también integradas en el llamado “Ejército Sirio Libre”. Todos ellos considerados por Estados Unidos y sus aliados regionales como “moderados” y reciben apoyo logístico y armas de varios países regionales, en especial Turquía, Arabia Saudita y Qatar, con el beneplácito de Washington.

Tras el progreso de las tropas sirias y sus aliados en el campo de batalla, sobre todo en el norte de Alepo donde recuperaron el control de las Granjas al Malah y la ruta del Castillo cerrando el cerco a los terroristas que se encuentran en los barrios orientales de Alepo y cortándoles todas las vías de suministro desde la frontera con Turquía, el llamado “Yaish al Fath” lanzó una “desesperada ofensiva” al estilo de “vencer o morir en el intento”.

El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos calificó la batalla como “la última oportunidad para los grupos armados, si la pierden sería muy difícil para ellos lanzar otro ataque para romper el sitio”.

terroristas de Yaish al Fath

En resumen, lo que pretendían “aparentar” como una “batalla decisiva”, dado el tamaño de la propaganda “desinformativa” a la que se dedicó, resultó ser una autentica farsa y sin éxito.

Según reconocen las coordinadoras de los grupos terroristas, las pérdidas entre sus filas en una semana ascienden a 120 muertos (con nombres y apellidos) y decenas de heridos. Pero de acuerdo con la información de observadores, la cifra es mayor, al menos unos 250 terroristas murieron en los primeros tres días del frustrado asalto, entre ellos numerosos jefes militares.

Además, los bombardeos de la aviación siria y rusa causaron a los terroristas considerables pérdidas materiales al comienzo de los combates, muchos blindados han sido destruidos, así como armas bélicas y depósitos de municiones.

A la luz del revés sufrido por los terroristas, su máquina de propaganda se movió tratando de “alardear” de falsos logros para levantar la moral de los terroristas y de sus partidarios, con la complicidad de algunas cadenas de televisión regionales que difundieron la noticia de que “23 combatientes de Hezbolá fueron capturados” por los terroristas. La noticia resultó ser totalmente falsa y desmentida rotundamente por medios de Hezbolá. La fabricación de esta noticia, como otras, tiene el objetivo de encubrir las enormes pérdidas sufridas por los grupos terroristas que no han podido alcanzar ninguno de sus objetivos declarados desde el inicio del ataque.

Ejército sirio

Coincidiendo con la campaña de desinformación acerca de un “pretendido avance” o de “supuestas capturas” o mentir sobre el verdadero tamaño de las pérdidas reales, la frustración se refleja en venganza contra los civiles en la ciudad de Alepo. Según la Agencia France Press casi treinta civiles murieron por proyectiles disparados por las facciones armadas en los barrios occidentales de Alepo hasta el martes pasado, luego se refirió a la muerte de al menos seis personas y más de una docena de personas fueron heridas por proyectiles de mortero sobre los distritos de Hamadania, Salahuddin y Bab al-Faray en el suroeste de la ciudad.

A principios de julio, el secretario general de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrolá, dijo que la batalla de Alepo definirá el futuro de Siria y prometió derrocar a los terroristas y al “plan saudí en la región”. Por lo que se ve, después de cinco años de guerra contra Siria, el lado agresor (Estados Unidos y sus aliados) sirviéndose de los grupos terroristas que están agonizando, han agotado todos los medios posibles sin conseguir más que derrota tras otra. La resistencia del Gobierno y el Ejército sirio y el apoyo de Rusia, Irán y Hezbolá están dando sus frutos. Siria saldrá de la crisis más fuerte y sus enemigos… humillados.

| 09/08/2016