Opinión

El régimen saudí impone la política de “cerrar bocas”

Un Periodista saudí condenado a 5 años de prisión por usar Twitter


En Arabia Saudita no admiten críticas ni permiten libertad de expresión. El régimen de Al Saud, principal aliado de Estados Unidos en Oriente Medio y aspirante a ser socio de la entidad sionista, utiliza la política de “cerrar bocas” contra los que se atreven a criticar la “democracia saudí”.

El periodista Alaa Brinji ha sido condenado a cinco años de prisión y ocho años de prohibición de viajar debido a los mensajes que publicó en Twitter que el tribunal consideró “ofensivas a la dinastía reinante”.

El periodista saudí, Alaa Brinji, fue declarado culpable de utilizar Twitter para insultar a los gobernantes, incitar a la opinión pública y acusar a las fuerzas de seguridad de matar manifestantes en el este del reino, según la sentencia de la corte “anti terrorista”.

El periodista encarcelado Alaa Brinji

Fuentes de la oposición en el reino tildaron la sentencia de “vergonzosa”. “Brinji es víctima de una feroz campaña contra los opositores pacíficos, que pretende eliminar totalmente las voces críticas”, manifestaron las fuentes.

Por su parte, el vicedirector de Amnistía Internacional para Medio Oriente y el norte de Africa, James Lynch, condenó la “injusta sentencia” y pidió “libertad inmediata” al periodista que lleva más de dos años en prisión.

Lynch dijo en un comunicado que “encarcelar a una persona por ejercer pacíficamente su derecho y defender los derechos de libertad de expresión, es una verdadera desfiguración del concepto de la justicia”.

“las autoridades saudíes deberían anular la sentencia y dejar a Brinji en libertad inmediatamente y sin condiciones”, añadió.

El Comité de Protección de Periodistas considera Arabia Saudí el tercer país más represivo del mundo para la prensa.

| 26/03/2016