Opinión

La versión detallada de la última operación heroica de Hezbolá

Como los combatientes accedieron a las ocupadas Granjas de Shebaa


La Resistencia Islámica publicó este martes las fotos del lugar de la operación llevada a cabo el lunes contra una patrulla del ejército de ocupación israelí en las ocupadas Granjas de Shebaa. Entre ellas no están las fotos del vehículo Hummer que recibió una explosión y se incendió. Sin embargo, los medios de la resistencia señalan que durante la noche, los israelíes intentaron acceder a él, pero no lo lograron.

Según las imágenes, se puede constatar que esta región se halla ahora en la mira de los resistentes de Hezbolá y de sus corresponsales de guerra.

Las fotos muestran que el sitio está situado a una distancia próxima a un cuartel israelí edificado sobre la colina de Zibdin. Se trata del más importante en la región y está rodeado de varias posiciones del Ejército israelí, diseminadas por varias granjas de Shebaa: las de Ramza, Kafat, Ruaiset Summak y Abbasiyyah.

Al ver las imágenes y la proximidad del cuartel, uno no puede más que plantearse la cuestión de cómo pudo ser colocado el ingenio explosivo.

Situado en una ruta militar entre las dos granjas, Zibdin y Kafuat, este punto geográfico es muy difícil de acceder debido a una topografía particularmente difícil.


Toda esta región está rodeada además por barreras de alambre de espino y minas.

Se ha dicho ya que la operación fue realizada en condiciones meteorológicas muy malas y que la niebla cubría toda la región. Pero este hecho tiene poca significación en una zona que está encuadrada dentro de un sistema de vigilancia electrónica israelí muy sofisticado, hasta el punto que localiza pájaros y reptiles que la atraviesan.

Desde el asesinato del mártir Samir al KAuntar estas medidas fueron incrementadas.

Según el Canal 2 de la televisión israelí, citado por el diario israelí As Safir, los israelíes habían detenido desde hace dos semanas el envío de patrullas militares y accionado todos los sistemas de vigilancia y espionaje. Los drones sobrevuelan esta zona de día y de noche y los radares instalados en la montaña de Yabal al Sheij (Monte Haramun, según el léxico israelí) funcionaban plenamente.

Ataques artilleros israelíes fueron realizados todos los días contra los alrededores de las Granjas para impedir toda infiltración.

El día del ataque de la resistencia dos buldóceres equipados con localizadores de minas y cohetes peinaron el entorno del cuartel israelí sin hallar nada.

Sin embargo, apenas la patrulla israelí pasó, el ingenio explotó.

¿Cómo los resistentes lograron infiltrarse en esta zona sin ser descubiertos y plantaron el ingenio explosivo sin ser detectados y se mantuvieron ocultos a continuación para detonarlo cuando la patrulla se aproximara?

La respuesta a estas cuestiones está encerrada en un gran misterio dado que Hezbolá casi nunca explica el modus operandi de sus unidades.

Según el periódico libanés Al Bina, la patrulla israelí estaba compuesta por dos vehículos Hummer. Uno de ellos resultó totalmente destruido mientras que el otro fue empujado 50 metros atrás por la potencia de la explosión. El periódico afirmó que 4 militares israelíes, incluyendo un general, que sería el responsable de la Unidad de Seguridad e Inteligencia de la región, habrían resultado muertos.

El periódico informa que los medios israelíes indicaron el lunes que elementos de la Unidad de apoyo y socorro del Ejército israelí se presentaron más tarde en el lugar de la operación y trataron de intervenir y salvar a sus compañeros.

“Esta operación puede ser clasificada entre las operaciones especiales más perfectas. Ella fue realizada en territorio libanés ocupado. Fue una respuesta al asesinato de Samir al Quntar y podría ser sólo una parte de las represalias e ir seguida pronto de otra. Su ejecución se realizó en condiciones muy difíciles y complicadas, lo que ilustra el nivel de profesionalidad de Hezbolá”, escribió el diario. Esta profesionalidad es tanto más meritoria por el hecho de que Hezbolá está ahora desplegado en gran parte en Siria, señala el diario.

Hace falta creer lo contrario, que la experiencia de Hezbolá en Siria parece haber contribuido a perfeccionar su experiencia militar. Un hecho que los expertos israelíes no tardarán en comprobar.

Fuente: Hezbolá Latinoamérica

| 07/01/2016