Opinión

La revuelta palestina desconcierta a los israelíes

La policía israelí mata a un eritreo tras confundirle con un palestino


La revolución de los cuchillos, la tercera intifida o el levantamiento contra la ocupación, son algunos calificativos de lo que ocurre actualmente en varias ciudades del territorio palestino ocupado, incluida la Ciudad Santa de Al Quds (Jerusalén).

No importa cómo se define la “lucha popular” del pueblo palestino, pero el resultado sí que interesa. Las nuevas tácticas utilizadas por los jóvenes palestinos contra la ocupación están desconcertando a los israelíes, como autoridades o fuerzas militares, prueba de ello lo ocurrido este domingo después de que un valiente palestino atacara a varios soldados en una estación de autobuses.

La policía israelí mata a un eritreo tras confundirle con un palestino

Los militares, tras el ataque, dispararon contra un pobre eritreo que se encontraba en el lugar y lo mataron “por error”. Un hecho que muestra el estado de pánico y frustración de los soldados sionistas.

El eritreo, confundido con el atacante, murió por las heridas sufridas tras recibir disparos de un agente de seguridad israelí y golpes de una multitud cuando yacía en el suelo, dijo este lunes la policía.

El palestino, autor del ataque,  de 21 años, armado con un cuchillo, apuñaló a un soldado israelí en estación de autobuses de Beersheba, le arrebató el arma y disparó contra varios soldados que se encontraban en el lugar. Un israelí murió y otros diez resultaron heridos.

Un vídeo colgado en Internet muestra a un agente de seguridad israelí abrir fuego contra un hombre, probablemente la víctima eritrea. Otro vídeo posterior muestra a una multitud alrededor de los heridos y a varios hombres dar patadas al eritreo, una de ellas en la cabeza.

Los sionistas se esconden tras muros de cemento

Los sionistas se esconden tras muros de cemento

Otro hecho significativo ha ocurrido este domingo y que muestra la impotencia israelí ante el levantamiento palestino, se trata del inicio de construir un muro de cemento en Jerusalén Este para separar el asentamiento judío de Armon HaNatziv del resto de la ciudad.

La Policía de la ocupación ha detallado que el muro, de cinco metros de alto, tiene como objetivo evitar los ataques con piedras y cócteles molotov contra los residentes del barrio, según ha informado la prensa israelí.

| 19/10/2015