Opinión

Rusia abortó planes de EEUU en Siria

Washington y aliados habían concertado una zona de exclusión aérea


Con la operación aérea contra los grupos terroristas en Siria, Rusia abortó los planes de Washington y aliados de la OTAN de crear una zona exclusiva aérea sobre el país, revela una publicación británica.

Un artículo del periódico británico The Financial Times afirma que la coalición capitaneada por Estados Unidos en contra del presidente Bashar al Assad había concertado una zona de exclusión, como la implantada en Libia como preludio de la invasión.

El corredor controlado por la llamada coalición internacional impediría el uso de la aviación del Ejército sirio, sostiene el cotidiano, que dice apoyarse en fuentes diplomáticas y militares europeas.

De acuerdo con la información revelada este lunes, los miembros de la coalición estuvieron bien cerca de un acuerdo definitivo luego de largas negociaciones para la apertura de una zona de exclusión en Siria, semejante a la establecida en Libia, la cual se convirtió en una invasión directa de aliados occidentales con consecuencias desastrosas para ese país.

la bandera siria ondea sobre la capital Damasco

En esencia -sostiene la fuente- el plan frenaría los golpes de la aviación del presidente Al Assad en el norte y sur del país, según la coalición, que por más de un año llevan a cabo una operación aérea sin resultados sobre las posiciones de Daesh.

Financial Times supone que la drástica decisión de Rusia de involucrarse directamente en el conflicto sirio (con golpes de su aviación estratégica a los campamentos de Daesh y otros grupos terroristas) puede estar asociada con esos planes de la coalición comandada por Estados Unidos en la que participan además estados regionales.

El portavoz del Kremlin Dmitri Peskov reiteró en una reciente entrevista televisada que el único objetivo de los golpes rusos en Siria estaban dirigidos a una ayuda al ejército sirio en el combate a las agrupaciones terroristas que operan en el territorio de ese país.

Peskov formuló una serie de precisiones al calor de la campaña mediática generada en Occidente con patrocinio de Estados Unidos de que Rusia golpeaba a la oposición "moderada" siria que apoyan vehemente Alemania, Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

En contraste con la posición de Rusia, el jefe de la Casa Blanca, Barack Obama, aseguró en rueda de prensa que Washington mantendrá su apoyo a lo que denominó "grupos de la oposición contra el Gobierno" porque considera que "el problema aquí es Al-Assad".

| 06/10/2015